EL bienestar es un estado multifactorial complejo.

¿Pero de que estamos hablando cuando hablamos de bienestar equino?

Hasta hace poco el bienestar animal se valoraba gracias al principio de cinco libertades, actualmente estas han derivado hacía  los 12 criterios de Welfare Quality.

Las 5 libertades (FAWC, 1979)… … declinaron en 12 criterios (Welfare Quality®)
Libre de hambre y de sed 1. ausencia de sed prolongada
2. ausencia de hambre prolongada
Presencia de refugios, protección 3. confort para tumbarse
4. confort térmico
5. posibilidad de movimiento
Ausencia de enfermedad o de lesiones 6. ausencia de heridas
7. ausencia de enfermedad
8. ausencia de dolor inducido por las prácticas.
Posibilidad de expresar el comportamiento normal de la especie 9. expresión del comportamiento social
10. expresión de otros comportamientos
11. buena relación hombre animal
12. estado emocional positivo
Libre de miedos y angustias

 

 

 

Estas surgiendo nuevas normativas y medios de evaluación como el protocolo Awin para evaluar y mejorar el bienestar equino, aunque a pesar de ello no hay una legislación clara relacionada con el bienestar equino y menos todavía del equino dedicado a la equitación.

 

La organización mundial de sanidad animal ( OIE)  tiene un capitulo dedicado al bienestar de los equinos de trabajo OIE.

 

Os dejamos nuestra descripción de lo que debería ser una base de bienestar equino de es estos principios  y de otros aplicados los cuales deberían comenzar a aplicase en la equitación.

 

Bienestar equino en el manejo:

 

  • Ausencia de sed prolongada:

    Libre disposición siempre a agua limpia.

 

  • Ausencia de hambre prolongada:

    Se recomienda favorecer el mayor tiempo posible de masticación asemejándose al comportamiento natural del pastoreo. La alimentación se basará en un aporte mínimo del 60% de la ración en forma de forraje (fibra). Un caballo con solo dos raciones de alimentos al día está expuesto a desarrollar más patologías digestivas como los cólicos.

 

  • Confort para tumbarse:

    En el caso de permanecer estabulado ciertas horas al día se debe proveer al equino de cama limpia y seca para evitar lesiones y aportar un mayor confort y un espacio mínimo donde pueda permanecer tumbado en decúbitos lateral. En el caso de permanecer en el prado debe de tener una zona seca y sin barro. 

 

  • Confort térmico:

    En España el problema suele ser el calor, más que el frío, para ello es importante que tenga un lugar donde refugiarse. Se tendrán en cuenta las corrientes de aire, la humedad del suelo y el tipo de material de construcción en el caso de estar estabulados o de permanecer en padocks de pocas dimensiones sin elementos naturales ; los tejados de chapa a baja altura puede irradiar unas altas temperaturas, la presencia de barro constante puede favorecer problemas dermatológicos, etc. Lo ideal en ofrecer refugios en los prados que permitan decidir al equino.

 

  • Posibilidad de movimiento:

    Lo ideal es que un caballo no viva en box permanentemente; en caso de permanecer estabulado ciertas horas, se recomiendan salidas diarias y un mínimo de 4 horas en paddock acompañado/ prado independientemente de las salidas a un caminador. Se recomienda que los caballos permanezca en compañía con posibilidad de movimiento (prados, paddocks, paddocks Paradise, cuadras activas…etc).No se recomienda en ningún caso la estabulación de los potros, estos deben de permanecer en un lugar con posibilidad de movimiento a voluntad para permitir un correcto desarrollo.

 

  • Ausencia de heridas:

    Las lesiones deben ser correctamente diagnosticadas y tratadas.

 

  • Ausencia de enfermedad:

    Se llevarán a cabo los tratamientos/pautas necesarias para evitar el dolor o el sufrimiento innecesario en los equinos. No se emplearán equinos con cojeras u otras patologías para la práctica de la equitación o de intervenciones asistidas con equinos. En el caso de los caballos dedicados a la equitación se tendrán en cuenta las patologías derivadas de una actividad deportiva inadecuada para llevar a cabo una correcta prevención.

 

  • Ausencia de dolor inducido por las prácticas:

    Se evitará en todo momento el empleo de materiales y técnicas dolorosas en los equinos de manera sistematizada. Se prestará especial atención a las técnicas de manejo y de equitación, en la cual se intentará favorecer en todo momento materiales y técnicas de aprendizaje y domesticación que eviten el dolor físico o el estrés. (Se evitarán las técnicas de aprendizaje basadas en castigos o habituaciones por técnicas de inundación, materiales mal adaptados, espuelas, embocaduras con personas que no tenga un equilibrio y consciencia del manejo con el caballo, etc.)

 

  • Expresión del comportamiento social:

    Es importante favorecer a los equinos una vida social estable. Se facilitará en todo momento la interacción con otros miembros de la especie. Se evitará mantener grupos inestables o con un alto grado de agresividad hacía ciertos individuos. Se evaluará la necesidad de mantener un caballo entero. Se intentará facilitar del mismo modo la integración social en la medida de lo posible a los caballos enteros mediante una adecuación de las instalaciones evitando su aislamiento. Se prestará especial atención del mismo modo al proceso del destete de los potros no siendo este realizado nunca mediante un aislamiento del potro.

 

  • Expresión de otros comportamientos:

    Los caballos deben de poder llevar a cabo sus “necesidades de comportamiento”, basándose estas en los etogramas de equinos en condiciones de libertad (alimentación, movimiento, estiramientos, interacciones sociales, juego, exploración, descanso, etc). Un equino bajo unos criterios de bienestar debe presentar un etograma lo más parecido posible a las condiciones naturales.

 

  • Buena relación hombre animal:

    El caballo es un animal social, en caso de presentar comportamientos anómalos (apatía, depresión, agresividad, ansiedad o estereopitías) se recomienda un diagnóstico y modificación de conducta profesional descartando en primer lugar el dolor como causa. Un caballo no debería de presentar comportamientos de miedo, agresividad, ansiedad o comportamien

    tos estereotipados con sus cuidadores/jinetes pues son síntomas de malestar.

 

  • Estado emocional positivo:

    No deben de presentarse signos de apatía, depresión, miedo o estrés y aburrimiento debidos a técnicas de aprendizaje, instalaciones o manejo inadecuados. El caballo debería de presentar interés y motivación por el entorno y la interacción y actividades con las personas.

 

Bienestar equino en la equitación:



  • No se recomienda llevar a cabo actividades deportivas con el caballo de alta intensidad antes de los 5 años ni ser montados antes de los 4 años.

 

  • No se recomienda la monta por jinetes que superen el 20% de peso del equino

 

  • No se recomienda entrenamientos diarios basados únicamente en el movimiento circular ( picadero/ dar cuerda). Se recomienda el entrenamiento pie a tierra dinámico en pista con diferentes objetos y principalmente a campo en el medio natural para motivar al equino.

 

  • No se recomienda el entrenamiento mediante posturas forzadas o materiales que tenga como finalidad fijar una postura si esta no está aconsejada por un veterinario, fisioterapeuta equino o especialista en la reeducación postural del equino.

 

  • No se recomienda el entrenamiento con materiales de entrenamiento (gogue, chambón, gomas…etc) sin una supervisión profesional.

 

  • Se recomienda desarrollar una equitación que se asemeje a la biomecánica natural del caballo, no una biomecánica ecuestre basada en unos principios estéticos (elevaciones exageradas de los miembros, disociaciones negativas de las extremidades, inversión del dorso, colocaciones de cabeza forzadas).

 

  • Basándonos en los principios de aprendizaje se intentará descartar una equitación en la cual se mantenga una presión mantenida o constante en las riendas, esta debería ser lo más sutil posible para facilitar una comunicación agradable para el caballo. Del mismo modo, se evitará una equitación en la cual la presión de las piernas sea constante y desagradable para el caballo a través de otros materiales como pueden ser las espuelas.

 

  • Se recomienda emplear técnicas de aprendizaje en las cuales estén presentes la motivación y la relajación del caballo; como pueden ser técnicas de trabajo en libertad, mediante el empleo de refuerzos positivos, mediante facilitación social gracias a otros equinos o donde el equino tenga también en ciertos momentos posibilidades de elección.

 

  • Se recomienda adaptar los materiales ( montura y cabezada) a cada uno de los equinos individualmente por un profesional o tras una formación previa, evitándose así presiones inadecuadas que puedan afectar al movimiento del caballo o a su comportamiento debidas al dolor.

 

  • Durante el entrenamiento del caballo se fomentará el trabajo pie a tierra, el trabajo por diferentes entornos o el trabajo acompañado que motiven al caballo y mejoren la relación con el jinete.

 

  • Se recomienda formar a los jóvenes jinetes en cuanto a los principios de bienestar equino, ética y respeto del animal.

  • Se recomendará favorecer que los jinetes tengan unas bases de etología equina, de bienestar equino, de identificación del dolor, de principios de aprendizaje y de entrenamiento en el caballo tanto pie a tierra como montado en sus formaciones.

 

 

  • Se recomienda que el objetivo del entrenamiento en la equitación sea el desarrollo muscular que permita al caballo “autosostenerse” evitándose así una equitación basada en presiones elevadas en las riendas.

 

  • Se recomienda una correcta formación del jinete para adaptarse al movimiento del caballo de manera fluida y flexible con técnicas por ejemplo de equitación conectada o centrada, evitándose técnicas de equitación que fomenten la rigidez en el jinete lo cual favorezca las tensiones y malestar en el caballo.

Si tenéis cualquier duda o comentario podéis escribirnos a info@eduquina.com.